miércoles, 9 de agosto de 2017

Palabras a la luna

En tu noche libre, luna,
vente aquí a mi lado.
Podría contarte historias
que aún no has escuchado.
A cambio yo te pido
saber lo que has vivido,
porque, desde allá arriba,
de mucho eres testigo.
Escenas de amantes,
pactos de amigos,
solitarios llantos,
y tú dándoles brillo.
Escuchas en silencio,
como una gran amiga.
También eres guardiana
de todas nuestras vidas.
Reconforta tu presencia,
aunque no lo sabes,
y, cada noche que apareces,
mil caminos abres.
Bájate un ratito,
miremos las estrellas;
sé que las conoces,
háblame de ellas.
En tu noche libre, luna,
hazme compañía,
ven aquí, a mi lado,
y quédate todo el día.

Antonia Alemán, agosto de 2017

sábado, 11 de febrero de 2017

En el más profundo recoveco

En el más vacío de los recovecos,
en la profundidad más oscura,
donde me llevan tus recuerdos,
donde mis ojos se nublan.
Quiero dejar mis pensamientos,
olvidarme de todos ellos,
que cada día sea más intenso
y cada momento más bello.
Olvidarme de tu mirada,
dejar de recordar tus risas,
quedarme con tu voz callada
y mirarte ahora sin prisas.
En el más profundo recoveco,
en alguna cueva fría,
deja libres mis recuerdos,
deja que vuelva a ser de día.
Quiero que brillen mis sonrisas,
como una vez hacían,
quiero sacarte de mis lágrimas,
que todas queden vacías.
Un momento de mi vida,
como aquéllos, cuando era niña,
en que, sin pensar en una herida,
me levante de una caída,
y vuelva a sentirme otra vez viva.

(Antonia Alemán, 2017)